¡Amate x lo que sos!

Los desórdenes alimenticios como la bulimia y la anorexia, que ya sabés sufrió Demi Lovato, son cada vez más frecuentes y a edades menores. De hecho, se estudian casos de niños y niñas que sufren de este terrible problema desde los 7 años. Es algo que vos, tus amigos y todos deberíamos cambiar, ¿no te parece? ¡Vamos a comenzar proponiéndote cositas chiquitas pero que pueden lograr grandes cambios!

¿Por qué sucede?
El querer ser más flaca, cumplir con lo que la gente dice que "es bello", sentirse aceptada y admirada por los demás, hace que miles de adolescentes y niños en el mundo, se enfermen y muchos de ellos, incluso, mueran en ese intento terrible por ser físicamente perfectos. Un error que se paga muy pero muy caro. Vos tenés que estar atenta? por ti misma y por si notás que alguna amiga pueda estar sufriendo de un desorden alimenticio. Y en ese caso, si la amás con el corazón, por su propio bien debés informarlo cuanto antes a un adulto responsable.

¡Consejos para no caer!
Algunas de las cosas que te sugerimos a continuación te van a parecer muy obvias, pero a veces no lo son. La tele, las publicidades, las modelos hacen que sientas que tenés que parecerte a las figuras que muestran para que un chico se enamore de vos o tengas pila de amigas. ¡Nada que ver! Ese es un mundo de fantasía. La realidad es que quien logró una figura espectacular debido a un desorden alimenticio, en la intimidad y en la soledad se sienten las personas más miserables e infelices del mundo. Y luchan constantemente contra ellos mismos, hasta el punto de odiarse. ¡Es-pan-to-so! Así que proponete, junto a tus amigas y tu familia, lo siguiente a partir de ahora:

1)Dejá de hablar de tu peso o del peso de los demás. Tampoco está bueno que hagas comentarios onda: "¿Viste que fulana está más gordita?". A la vez que hacés ese comentario, también vos te estás exponiendo a que mañana te apunten con el dedo porque comiste un chocolate. No da. Pero no da sólo por eso, sino porque como chica inteligente que sos, sabés que tu propio valor está en tu manera de ser, en tu frescura, en tu alegría al hablar, en tus gestos, en tu honradez? no en la cantidad de kilos que pesás. Así que no hagas comentarios sobre tu peso ni sobre el de otros, ni permitas que tus amigas lo hagan.

2) Es probable que admires a alguna celebrity de Hollywood a la que creas perfecta, y quieras parecerte a ella. Por ejemplo, Selena Gómez o Miley Cyrus. Tienen dinero, son hermosas, tienen novios ideales y exitosos, etc. etc. Pero ¡cuidado! No todo lo que ves, es lo real. Las celebrities gastan miles de dólares en tratamientos de belleza y "viven" de eso y para eso: el cabello, las extensiones, las cremas, el gimnasio siete días a la semana? El caso de Demi Lovato es el más claro. Una chica perfecta, o eso creías vos, delgada y linda? Pero que en la intimidad sufría de un desorden alimenticio que, gracias al tratamiento que recibió a tiempo, le salvó la vida. Podría haber muerto, como ella misma confesó. Por suerte (y gracias a todo el apoyo médico y afectivo que recibió) hoy es una mujer feliz consigo misma, con unas curvas hermosas, y amada aún más que antes por aceptarse tal como es. Así que hacé como Demi: ¡querete por lo que sos!

3) ¡Basta de pesarte! Si últimamente estás pensando todo el tiempo en las calorías que consumís o en ir al baño a pesarte, estás iniciándote en algo que podría terminar en un grave problema. Si no te aguantás, pedí que saquen la balanza de tu vista, y empezá a hacer un ejercicio mental de no medir todo lo que consumís. Disfrutá un chocolate si tenés ganas. La vida se trata de ser feliz. Vos podés controlar lo que comés, y sabés lo que le hace bien a tu salud, así que no necesitás la balanza. Si querés cuidarte, está bien: disminuí la comida chatarra y aumentá las frutas y verduras. Pero no dejes que la balanza controle tu día a día. Volvemos a repetirte: vos no sos lo que pesás.

4) Hacé ejercicio. La actividad física no sólo te ayuda a mantenerte en forma, si eso es lo que querés, sino que te hace más fuerte, te reduce el estrés y te hace sentir mejor de ánimo. No importa lo que hagas, puede ser caminar, bailar, correr, nadar, ¡lo que sea! La idea es que te muevas y que tu mente se aleje de la posible obsesión. Y más que nada, tratá de percibir la gimnasia como una diversión, y no un método para adelgazar. Disfrutá de lo que hagas sabiendo que estás cuidando tu cuerpo y tu alma.

5) Defendé tu propio estilo. No te dejes llevar por la corriente. Vos sos distinta, tu besta también, entonces ¿por qué seguir lo que los demás quieren que ustedes hagan o sean? Impongan una nueva moda. ¡Que vuelvan las curvas! Preguntale a cualquier chico y vas a ver que lo más atractivo que hay en una mujer, es que tenga curvas como las de JLo. Por lo general, a ninguno le atrae una mujer como Kate Moss, que parece un escarbadientes caminando.

6) Date permiso para comer lo que quieras, y no sentir "culpa". Ese sentimiento está re de menos y sólo te provoca daño. No vas a ser más ni menos valiosa, más ni menos bonita si ayer saliste con tus amigos y te comiste un plato enorme de papas fritas. Al contrario, si estás permanentemente pendiente de lo que comés, vas a empezar a parecer malhumorada, aburrida, antisocial? porque a la larga no vas a querer salir con tus amigos, justamente, para no tentarte. ¿Y de qué se trata la existencia? ¡Justo de disfrutar de esos momentos! ¡De salir con amigos, de divertirte, de pasarla bien! ¡No te prives de vivir intensamente!
Acordate que cada uno de nosotros viene con una genética diferente, por lo que hay complexiones de todo tipo. Y eso es genial, ¡porque también hay gustos para todos! Lo más lindo de quererte a vos misma, es que al aceptarte, ya irradiás una luz que los demás captan al toque, y eso te hace ser, simplemente, ÚNICA.

Anterior:

Horóscopo Febrero

Siguiente:

Il Volo: Misión Cumplida!

Noticias relacionadas

Deja un comentario