Tips para tu primer mes de clases

Recorré el barrio:

Si pasaste de la escuela al liceo y te cambiaron de edificio, está bueno que hagas una recorrida por el barrio para familiarizarte, así como también dónde están los lugares clave dentro del liceo que tenés que conocer sí o sí: lugar de fotocopias, baños, lugares comunes para comer, gimnasio, sala de informática, sala de profes, etc.

Mochila, lunchera:

Parece tonto, pero está bueno que tu mochila sea lo suficientemente espaciosa para cargar con todo lo que necesitás. Si es muy linda pero no cumple su función, ¿para qué te sirve? Por otra parte, también asegurate de que tengas un recipiente adecuado para llevar tu comida, que la mantenga fresca para los tiempos de recreo. Mirá que lo que consumas es lo que te va a ayudar a mantener la mente despierta para asimilar conocimientos. No es algo menor? Ya sabés, andá a revisar tu mochi y tu lunchera. ¿Sirven?

Establecer las expectativas:

Sí, suena a discurso típico de profes y padres, ¡lo sabemos! Pero es necesario. O sea, está bueno que cuando arranques tengas en cuenta qué querés de este año, plantearte la meta de pasar de año con una nota con la que te sientas cómodo o si estás en el liceo, no llevarte materias para poder disfrutar del verano. Anotá tus metas y tus expectativas, entre las que obvioooooooooooo está divertirte y hacer buenos amigos. ¡Una cosa no quita la otra!

Ponete una rutina:

Está súper que puedas establecer una rutina de hacer deberes o estudiar cuando llegues del cole, aunque te de pereza. Porque cuando es más tarde, vas a estar [email protected] y con sueño. Entonces planteate llegar, tomar la leche y haciendo algo que te guste, pero después pasar al tema estudios, ya sea haciendo los deberes o pasando en limpio los apuntes que sacaste en clase. Después, te podés relajar con una buena ducha. Vas a sentir que cumpliste con tu misión y eso es genial.

Un cuaderno borrador:

¡Lo necesitás! Aunque no te lo hayan pedido, tené siempre contigo un cuaderno-borrador, donde vas a poder sacar apuntes, notas, pero también anotar los celus de tus amigos, o cosas que te parezcan importantes que no tengan que ver con el estudio. Es una ayuda memoria. Luego en tu casa podés seleccionar la información que anotaste en ese cuaderno y darle buen uso a todo sin olvidarte de nada.


Charlá con tus papás:

Si tenés dudas sobre materias o algo que no entiendas, está bueno que se lo comuniques a tus padres mientras cenan, por ejemplo. Ellos van a estar atentos a tu evolución y tal vez decidan hablar con el docente y brindarte un apoyo extra. No dejes de decirles lo que sentís. Lo mismo pasa con tus compañeros de clase. Si alguien te molesta o ves que están molestando a otro, hablalo. Entre todos vamos a terminar con el acoso escolar, y vos vas a ser parte de ese cambio fabuloso. Nunca te quedes callado.

Anterior:

La verdad sobre Justin y Selena

Siguiente:

Rob y Kristen de película

Noticias relacionadas

Deja un comentario