Extravagancias de los famosos

Tienen dinero y a veces ¡no saben qué hacer con tanto! Así que gastan en artículos superfluos o cobran cifras disparatadas, muchas veces porque perdieron la noción de lo que cuestan las cosas en el "mundo real". Pero vichemos un poquito algunas de esas extravagancias que nos parecen ¡increíbles!

OPRAH WINFREY
La reina de los talk shows Oprah Winfrey vive como una royal en su mansión de California, con 14 baños, 6 cuartos, 10 chimeneas, una sala de cine, un impresionante jardín y un lago que mandó a construir artificialmente, con peces exóticos.

JAY-Z
En cuanto a autos, el más caro de todos ahora lo tiene Jay-Z: un Maybach Exelero por el que pagó 8 millones. Le siguen el rapero Birdman y Simon Cowell, juez de The X-Factor, cada uno con su propia versión de un Bugatti Veyron, cuyo precio oscila alrededor de los 2 millones.

SIMON COWELL
El astro de los reality shows musicales Simon Cowell es un amante de los autos de lujo y tiene una vasta colección que incluye varios modelos Ferrari, Aston Martin, Lamborghini, Bentley y muchos más. Entre sus favoritos está el raro Bugatti Veyron del que solo existen 100 en el mundo.

VICTORIA BECKHAM
Victoria Beckham posee una colección de bolsos Birkin, de Herms, valorada en 2 millones de dólares. Los tiene de todos los colores y tamaños, pero su favorito es uno rojo por el que se dice pagó 78 mil dólares.

RIHANNA
¿Querés saber por qué Rihanna siempre lleva el pelo impecable a pesar de sus continuos cambios de color? Cada vez que necesita los servicios de su estilista, la renombrada Ursula Stephen le cobra un promedio de 3 mil dólares al día.

BEYONCÉ
Beyoncé adora las carteras, lo mismo si se trata de un bolso de mano Swarovski (como el que llevó a los premios Grammy) o del exclusivo Tribute Patchwork, de Louis Vuitton, por el que pagó 52,500 dólares y del que solo se vendieron cinco en el mundo.

ADELE
Aunque nadie duda de su talento, después de los millones de dólares que ha ganado últimamente (22.4 el año pasado) sabe muy bien lo que vale y lo exige. Si alguien le pide que cante en una boda, acepta… siempre que le paguen los 3.7 millones que solicita por 25 minutos de actuación. Eso representa unos 149,430 dólares por minuto, lo que la convierte en la wedding singer más costosa del planeta.

Anterior:

Paula, Peter…

Siguiente:

“Eres lo mejor que he tenido”

Noticias relacionadas

Deja un comentario