A ella no la dejan hablar de Justin

Las fiestas de Justin Bieber en sus giras son moneda corriente. Al joven artista pop le gusta divertirse y en medio del trabajo se deleita paseando por distintos bares en las ciudades que visita. Basta recordar lo sucedido cuando vino a la Argentina y tuvo que suspender un show porque se sentía mal (muchos piensan que tuvo que ver con las veladas alocadas que vivió).

Ya había trascendido que había estado en varios cabarets en Estados Unidos y que en Brasil había dormido con una mujer que lo había filmado. Ahora, un nuevo capítulo de este latin lover de 20 años. Parece que Lauren Pope estuvo en una fiesta el mes pasado que organizó el canadiense pero tiene prohibido contar detalles. La DJ tiene 30 años y según los medios está bajo amenaza, si cuenta detalles de esa velada, tendrá problemas legales. Así de duras se pusieron las cosas.

Todos los presentes en la fiesta tuvieron que firmar un acuerdo de confidencialidad antes de que los dejaran pasar al evento. En un podcast que subió la DJ a iTunes, da pistas de lo sucedido."No me está permitido hablar sobre el tema. Me gustaría poder pero no quiero tener problemas. Ni siquiera puedo decir si fue divertido o no", dice Lauren.

Los invitados tampoco pudieron usar sus celulares; cosa que es muy común cuando se trata de Justin… en su visita al país, los del equipo de seguridad encargados de cuidar al cantante se dedicaron a sacar los teléfonos a las fans que lo fotografiaban en los boliches. El documento que debieron firmar establecía que cualquier persona que rompiera el acuerdo estaría obligada a pagar una considerable suma de dinero.

Fuente: La Nación (GDA)

Anterior:

¿A quién quiere conquistar Austin Mahone?

Siguiente:

Dianna estará en el capítulo 100

Noticias relacionadas

Deja un comentario