Demi Lovato y su pasado de adicciones

Los chicos perdidos de Hollywood son un par (muchos pares). La fama y el éxito a escasa edad parecen ser un patrón que muchos no pueden resistir y se dejan tentar por los vicios, que tan cerca están, como contó Andrea Rincón, días atrás. El caso de Demi Lovato tiene que ver con esto, con el estar cerca de… y, quizás, con la búsqueda de límites.

Días atras, la actriz dio una entrevista a Access Hollywood se confesó con todas las letras: habló de sus problemas con el alcohol, las drogas y la alimentación. "No podía estar más de 30 minutos o una hora sin cocaína y la llevaba a los aviones", confesó y agregó: "Básicamente la llevaba de contrabando y esperaba hasta que todos en la primera clase se durmieran y entonces lo hacía justo ahí".

A sus 21 años la cantante está totalmente rehabilitada, por eso puede hablar con soltura de sus problemas. "Iba al aeropuerto y tenía una botella de Sprite llena de vodka y eran solo las 9 de la mañana. Estaba vomitando en el coche y justo volvía a Los Ángeles a un centro de rehabilitación donde estaba. Tuve toda la ayuda del mundo y no la quise. Cuando llegas a este punto ya no tiene sentido hacer esto sola", relató Lovato, sobre su vida hace tres años atrás.

Además, admitió que era hábil para esconder su adicción."Soy muy, muy buena manipulando a la gente y eso fue algo que hice durante mi enfermedad. Había veces que continuaba mintiendo, así que todo parecía bien desde afuera", aseguró y además hizo referencia a sus problemas alimenticios.

"Empecé a comer compulsivamente, podía cocinar galletas y luego comerme todo. Pasé de eso a sentirme infeliz con mi cuerpo. Pasé a matarme de hambre y luego vomitar… me di cuenta que si no paraba eso moriría", relató esta joven que recién con dos décadas ya tocó fondo..

P!nk elegida la mujer del año

Anterior:

P!nk elegida la mujer del año

1d

Siguiente:

1d

Noticias relacionadas

Deja un comentario