1D hizo delirar al Centenario

Durante casi dos horas de espectáculo, One Direction repasó los temas más famosos de su digitada carrera, que con tres discos publicados (Up all night, Take me home y Midnight Memories) redituó cifras millonarias y la adhesión de fanáticos en todo el mundo.

Luego de una previa en la cual la constante fueron los gritos agudos -cualquier excusa sirvió para descargar en alaridos la expectativa acumulada con la intensidad que solo se conjura en la adolescencia-, los cinco entraron derrochando energía.

Pocos minutos después de la hora anunciada como inicio del show, One Direction se apoderó del escenario intercalando los pasajes más pop de sus canciones con sonoridades más rockeras (al menos en lo formal), como en la canción Little Black Dress.

Otros hits iniciales fueron Rock me, Don`t forget where you belong y Kiss You, entre otros. Todo en un marco de alta velocidad y las ensayadas frases con las que los muchachos se dirigieron hacia las fanáticas locales: "¡Montevideo! ¿Están pasando bien? ¡Estamos felices de estar acá!" y otras frases y gestos -como envolverse en la bandera nacional-que en realidad poco importan: lo esencial pasó por la presencia en vivo de los adorados jóvenes británicos y por un repertorio memorizado por miles gracias principalmente a YouTube y archivos mp3`s.

Es un fenómeno juvenil comparado a lo que fueron los Backstreet Boys en su momento (y antes, New Kids On The Block, y aún antes otros) más allá de que One Direction ostenta récords propios. Entre ellos, haberse convertido en la primera banda británica que debutó en el puesto número uno de ventas en Estados Unidos en su debut.

En vivo lucen bien y acorde a los tiempos que corren. Ellos son el producto comercial más exitoso que surgió del espacio televisivo The X Factor y casi de rebote: los cinco audicionaron como solistas y no quedaron pero la jurado Nicole Scherzinger sugirió que formaran un grupo.

Los apadrinó Simon Cowell, el creador del programa y se consagraron gracias a que el enjambre de adolescentes no pudo resistirse a la fórmula perfecta: son lindos, tienen onda, perfil sano, se presentan como amigos del pop y encima cantan bien.

Aunque pueda resultar ofensivo para quienes se criaron escuchando a The Beatles y The Rolling Stones, One Direction ha sido catalogada a menudo como "la nueva invasión británica", y eso que se trata de una única agrupación y no de un conjunto de agrupaciones.

El concierto, que contó con una pasarela de 40 metros anexa al escenario que midió 18 metros de altura por 20 de ancho, comenzó con Midnight Memories, la canción que da título a su tercer álbum, provocando una enérgica ovación "teen".

El público, que en su mayoría rondaba los quince años de edad, venía esperando por ese momento desde hacía un año, cuando se confirmó que habían puesto a la venta las entradas. A diferencia de lo que pasó en Buenos Aires, en Montevideo los boletos no se agotaron con tanta anticipación e incluso ayer todavía era posible encontrar lugares. Lo que sí tuvo réplica fue la costumbre de acampar en las afueras del recinto antes, para estar lo más cerca posible.

Las fanáticas organizadas los ovacionaron con carteles, globos y linternas de colores. En estos espectáculos la platea es un show aparte, porque muchas chicas lloraron de emoción, pero también había chicos y padres que quisieron acompañar a sus hijos en esta experiencia (en algunos casos el primer recital de sus vidas).

Entre los títulos más ovacionados estuvieron Better Than Words, Story Of My Life, Little Things y Right Now. Todos fueron coreados de memoria.

Durante la actuación en vivo Harry Styles, Liam Payne, Niall Horan, Zayn Malik y Louis Tomlison se divirtieron. Es una banda que juega en vivo, se aprovecha de su condición de numerosa, y hace de las interpretaciones vocales la parte fundamental de su espectáculo, relegando el baile. No actúan de manera uniforme, tampoco. Cada uno tiene una identidad definida ya desde la vestimenta. Cómodos, se pasean por todo el escenario, cantando sin esfuerzo desde sus micrófonos inalámbricos. Así, sedujeron con su carisma y alternaron momentos enérgicos con partes acústicas que son apenas un intento de alcanzar una mayor intimidad en medio de miles y miles de extasiadas jóvenes. Tampoco olvidaron celebrar a Luis Suárez.

La gira Where we are incluye un segmento interactivo y Uruguay no fue la excepción. En ese lapso se interrumpió la música y los cantantes respondieron preguntas que les fueron enviadas en formato video previo al espectáculo. Todas las preguntas fueron en inglés, como también las respuestas que verbalizaron rápidamente, dando por sentado que todos en Uruguay son angloparlantes. Intuyen, probablemente, que no es necesario saber inglés para entender el idioma que dicta la pasión adolescente. Los gritos, lágrimas y sonrisas de las miles, les dieron la razón.

Mirá el video acá http://ow.ly/wAYWG
Nota: ALEJANDRA VOLPI/Diario El País

Anterior:

Justin y Ariana preparan dueto

Siguiente:

Lali cuestionó a Peter Lanzani

Noticias relacionadas

Deja un comentario