¡Hacé que la habitación tenga TU onda!

Mirás tu cuarto y siempre te parece un embole, pero no tenés idea de por dónde arrancar a arreglarlo o directamente, ¡si tiene arreglo! Además, tampoco tenés plata para gastar, así que sentís que estás limitada a esas cuatro paredes sin onda. ¡Frená! Hay pila de cosas que podés hacer para transformar ese espacio en un sitio mágico con tu estilo. Leé la nota ¡y poné manos a la obra!

Antes de comenzar
Antes que nada deshechá todo lo que ya no uses. Sacá lo que ya no necesites: ropa, zapatos, libros, accesorios, todo. A veces es difícil porque tenés pila de recuerdos y no querés tirar nada pero pensá que para cambiar necesitás transformar y limpiar, y que lo que no uses otro seguro lo va a aprovechar.
La clave es preguntarte: ?¿Esto lo usé en los seis últimos meses?? Si la respuesta es NO, ya sabés que tiene que ir a la caja de donaciones. Clasificá los objetos en cajas, lo que se va a la basura, lo que vas a donar y lo que desees conservar como recuerdo o por algún valor sentimental.

Reciclá
Buscá elementos en tu casa que nadie les de uso y que vos puedas aprovechar. Si en tu casa no hay, buscá en lo de tus tíos o abuelos. ¡Siempre, siempre vas a encontrar algo que te pueda servir!

1.Una botella vacía puede transformarse en la pata de una lámpara. La podés dejar vacía, rellenarla con piedritas o incluso con retazos de telas de colores que van contigo.
2.Cajones de madera viejos pueden transformarse en estantes con sólo algo de pintura.
3.¿La pared de tu cuarto está fea y no hay dinero para arreglarla? Una tela grande puede solucionar el tema y encima darle un toque taaaan original a tu cuarto que no vas a querer sacarla más.

Elementos a comprar ¡baratísimos!
Hay elementos archi baratos que le cambian totalmente la cara a un espacio:

1.Pizarra de corcho: colgalo en una pared y pegá tus fotos favoritas, post-its y hasta las caravanas.
2.Lámparas de papel: en realidad son porta-lámparas y vienen de todos los colores. Van con la mayor parte de los estilos y hay diversos tamaños. Son ideales para gastar poquito y cambiar mucho. Te sirven para las lámparas pero también como forma de decoración. De hecho podés comprar varios y colocarlos en distintas alturas en línea. ¡Quedan buenísimos!
3.Macetitas: un toque verde nunca está de más. Comprá macetitas y cuidá tus propias plantas. Si podés colocalas cerca de la ventana para que les den luz.

Anterior:

Beyoncé y Kim ¡no se bancan!

Siguiente:

5 beneficios de tener una mascota

Noticias relacionadas

Deja un comentario