Son los amigos de siempre

Mala Tuya empezó como cualquier grupo de amigos que se junta todos los fines de semana y, de paso, se saca las ganas de tocar y cantar algunas canciones de esas conocidas por todos. La diferencia fue que entre esas juntadas caseras y tocar ante más de cinco mil personas en el Teatro de Verano pasaron tan solo dos años. En el medio, sin planearlo, el grupo se hizo enormemente popular en YouTube y boliches de todo el país.

"Cuando empezamos salió todo de casualidad, sin querer, todo se iba dando por inercia. Así fue prácticamente todo el año pasado", explica a El País Soledad Ramírez, la voz principal de Mala Tuya y única integrante femenina en un colectivo que completan diez hombres. "Un día nos juntamos y decidimos que queríamos seguir con esto. Uno no puede estar todo el tiempo en el auge, hay una meseta en la que uno ya está establecido y en la que hay que empezar a remar el doble. Ahí fue el quiebre de la nueva etapa, de los nuevos temas, de generar nuestro propio contenido, lo que queremos decir y cómo decirlo".

Ese quiebre al que se refiere Soledad es Lo que somos, el segundo álbum de estudio de la banda que saldrá al mercado próximamente. Estará compuesto por once temas propios y dos versiones, algo que lo despega de su antecesor (Pase lo que pase) y los potencia como una banda con intenciones que van más allá de las versiones que los hicieron conocidos.

"Hacer temas propios era el objetivo de este año. Decidimos bajar las revoluciones y dedicarnos de lleno a esto", dice por su parte Daniel Olhagaray, que toca el ukelele y la guitarra. "Hasta ahora podía decirse `esto es lo que hacemos`. Con este disco decimos `esto es lo que somos". Soledad, en tanto, agrega: "Por lo menos lo que somos hoy, porque obviamente todos vamos creciendo y más adelante si hacemos otro disco va a ser distinto, una foto de ese momento".

La mayoría de los integrantes de Mala Tuya se conocieron en su Tacuarembó natal a excepción de Soledad, que es montevideana, y otro de los chicos, que es de Solymar. "De tantas juntadas, ya fuera de asados, tomar mate o guitarreadas, surgió la idea de tocar temas", cuenta Daniel. El pandeiro de Santiago Chiappara fue lo que le dio a sus versiones el toque distintivo, entre la samba y el pagode. "Fuimos viendo que en los shows había desde niños de poca edad hasta veteranos. Por eso este año apuntamos más a festivales, para que todo el mundo pueda ir, algo que los boliches segmenta mucho", reflexiona Santiago. "El Teatro de Verano, el horario y el día, ayuda a que el público sea muy variado. Apuntamos a eso: ser lo más abiertos posibles. Nos han llegado un montón de videos de niños chiquitos que cantan los temas".

Mala Tuya es una propuesta que pueden escuchar tanto personas a las que les gusta el rock como a las que les gusta la cumbia. "Hacemos música que se puede bailar y también escuchar en la casa", opina Soledad. "Lo que importa es que el tema nos guste y que se acomode al ritmo que hacemos. Versionamos tanto temas de rock como melódicos. Buscamos interpretar un tema desde nuestro punto de vista y le agregamos todo un decorado, cortes y a veces melodía".

Daniel lo resume a su manera: "Hay para todos. No somos ni cien por ciento queribles ni cien por ciento odiados".

CAMINOS. Al principio todo se dio tan rápido que los miembros del grupo no tuvieron tiempo para pensar demasiado en lo que estaba pasando. Ahora, sin embargo, decidieron tomar un rumbo muy definido con un disco donde priman las composiciones propias. "Surge por iniciativa propia. A algunos se les daba por escribir, a otros por hacer música. Empezamos a juntarnos y a unir las partes. Después empezaba la producción de los temas y al final se desarrollaba en el ensayo", cuenta Soledad. Daniel agrega: "Teníamos pensado un disco de mitad de temas propios y mitad versiones. Cuando quisimos acordar los temas propios seguían creciendo".

El show de mañana en el Teatro de Verano será la despedida de la etapa puramente interpretativa y la presentación de Mala Tuya en tareas de composición. Además, claro, de ser el show más grande del grupo hasta ahora. "Es muy distinto a todo lo demás", asegura Soledad. "Sentimos que la responsabilidad cae íntegramente en nosotros. Queremos dejar satisfecha a la gente que fue hasta ahí y compró la entrada. Es el desafío más grande que hemos tenido. Tiene el agregado de que vamos a estar tocando por primera vez muchos de los temas del próximo disco. Este show lo pensamos como el nacimiento de una nueva etapa".

Para Mala Tuya, que surgió como un fenómeno viral a través de YouTube y se estableció luego a fuerza de una avalancha de shows en vivo, especialmente en boliches de varios departamentos, la esencia del momento de tocar parece ser la clave. Importa tanto la música como la energía y lo que se transmite en escena. "El día que nos dejemos de divertir arriba del escenario creo que vamos a tener que dejar la banda", asegura Soledad.

"No teníamos el plan de formar una banda"
Antes de que Mala Tuya explotara y se fuera de control, convirtiéndose en un fenómeno masivo, sus integrantes eran en su mayoría estudiantes. "Nuestra vida antes era como la de cualquier persona, todos teníamos planes de recibirnos en nuestras carreras. Ninguno tenía el plan de formar una banda y dedicarse a eso. Cuando nos cayó todo esto nos acomodamos para seguir porque nos gustó y nos gusta. Tomó un papel protagónico", cuenta Soledad sobre cómo impactó la banda en sus vidas.

Daniel, por su parte, explicó cómo hacen ahora para equilibrar su vida por fuera de la banda. "El que estudiaba bajó la intensidad. Hay algunos que empezaron a trabajar después del surgimiento de la banda, otros mantuvieron su trabajo. El cambio más notorio fue en la intensidad, porque hubo que dedicarle muchísimas más horas a la banda. Lleva un trabajo de todos los días".

Fuente: El País digital

Anterior:

1D adelantó detalles de Four

Siguiente:

Katy Perry lidera las nominaciones para los EMA

Noticias relacionadas

Deja un comentario