“Busco que mi personaje agrade”

Cuando se le pide a Bella Throne que explique cómo pasa el tiempo consigo misma, la joven actriz queda desconcertada por un momento. "Bueno", responde luego de pensarlo. "Hablo con mis amigos y tal vez veo Netflix".

No sorprende que haya tenido que pensarlo. Es joven (cumplió 17 años el 8 de octubre) y no tiene mucho tiempo libre a su disposición. Pelirroja impresionantemente espléndida que parece más madura de lo que señala su edad, ella actúa en la comedia de Disney Alexander y un día terrible, horrible, malo… ¡muy malo! También están pendientes dos películas de suspenso, Big Sky y Home Invasion, la primera interpretada por Kyra Sedgwick y la segunda, por Ioan Gruffudd. Y además están Amityville: The Awakening, película de horror con Jennifer Jason Leigh y The DUFF, comedia en la que actúa al lado de Mae Whitman.

Eso sería suficiente para mantener ocupada a cualquier chica de 16 años, pero para Thorne es apenas la punta del iceberg. Hace poco terminó de trabajar en su primer disco, que será lanzado en un futuro próximo. Su primera novela, Autumn Falls, saldrá el 11 de noviembre con el sello de Random House. Y además es el rostro de la campaña de publicidad de Candies y de Neutrogena.

Ocupada.

Considerando todo lo anterior, es asombroso que Thorne haya encontrado tiempo para esta entrevista telefónica, realizada desde su casa en Los Ángeles, poco antes de tomar un vuelo a Milán para asistir a un desfile de modas.

Primero está Alexander y un día terrible, horrible, malo… ¡muy malo!, una comedia familiar basada en el libro homónimo de Judith Viorst, volumen de 32 páginas publicado en 1972. El libro narra las experiencias de un día que toda la familia Cooper quisiera olvidar. Nada les sale bien a Alexander (Ed Oxenbould), de once años de edad, a sus padres (Steve Carell y Jennifer Garner) ni a sus hermanos Anthony (Dylan Minnette), Emily (Kerris Dorsey) y Trevor (Zoey y Elise Vargas). Para complicar aun más las cosas, al hermano mayor, Anthony, se le aparece su exigente novia, Celia (Thorne).

"Todo mundo tiene que llevarse bien con Celia," protesta juguetonamente Thorne. "No es que sea mala. Solo quiere un día perfecto pero está atorada con todos ellos y el día no es tan perfecto. Eso le arruina su experiencia de regreso a clase, y ésa es la razón de que está tan enojada en la película."

"A mí me gustó ese reto," continúa. "Yo quiero que mi personaje sea agradable aunque sea malo. Ella es bastante graciosa, creo yo, y eso está bien. Si ella solo fuera fría y mala, entonces no sería tan divertida ni encajaría tan bien con la película."

Thorne, que saltó a la fama como estrella de la serie de Disney Channel Shake It Up (2010-2013) y recientemente interpretó a la hija de Adam Sandler en Blended (2014) pasó gran parte del tiempo en Alexander y un día terrible, horrible, malo… ¡muy malo! en compañía de Minnette, amigo suyo desde hace años.

"Dylan es muy buen actor," asegura Thorne. "Es muy natural en todo lo que hace. Lo conozco desde hace bastante tiempo. He visto tocar a su banda. Antes iba a sus conciertos. Y cuando hablaba de eso en el foro, se emocionaba mucho."

"Me encantó trabajar con él," continúa. "La mayoría de mis escenas fueron con él pero todos los demás (Steve, Jennifer, el resto del elenco) estuvieron sensacionales."

Thorne entró en su modalidad de reina del alarido para hacer Amityville: The Awakening. La película, programada para estrenarse en 2015, muestra a una madre soltera (Jennifer Jason Leigh) que en compañía de su hija Belle (Thorne) y su hijo en coma, va a vivir a la casa embrujada más inicua de Long Island.

"Amityville fue algo muy intenso," afirma Thorne. "No le voy a mentir; fue muy intenso pero eso es lo que me gusta de eso. Eso es realmente lo mío. Yo soy mejor para gritar y llorar. Ahí estoy en mi elemento."

"Pero mucho de lo que sucede con las películas de horror depende de la iluminación, del rodaje y de la edición," agrega. "La música también es una parte muy importante. No creo que la gente se dé cuenta de lo importante que es la música en una película, en especial en las películas de miedo."

Orgullo.
De todas sus actividades, empero, de la que Thorne se siente más orgullosa es de Autumn Falls. Esta novela es la primera entrega de lo que ha planeado como una trilogía.

"Es acerca de una chica llamada Autumn Falls y cómo va creciendo a lo largo de la serie," explica Thorne. "Su padre muere al principio del primer libro y la historia es cómo ella se las arregla para ir por la vida sin él. Él le dejó un diario para que escribiera en él durante su preparatoria y, cuando ella escribe, las cosas cobran vida. Ella es disléxica, así que todo lo que escribe cobra vida un poco chueco y, sobre todo, casi siempre le sale el tiro por la culata."

Los fans de Thorne que lean estas palabras reconocerán de inmediato su significado profundo. Thorne es disléxica y su padre, Rey Thorne, murió en un accidente de auto en 2007, cuando ella tenía nueve años, dejando huérfanos a Bella y a sus hermanos mayores, Kaili, Dani y Remy.

"Yo escribí esta historia porque para mí es algo muy personal," indica, "y yo quería dar a conocer mi historia y arrojar una luz diferente en ella. Eso fue lo maravilloso de escribirla, aunque también es difícil pues estoy permitiendo que todos conozcan mi historia, que conozcan mis sentimientos y lo que siente Autumn en este libro básicamente es lo mismo que yo siento.

Imaginando un futuro entre el cine y el libro
Thorne tiene alguna queja con respecto a los inconvenientes de la fama. "Algunos dicen cosas desagradables solo para llamar la atención, para que los miremos, lo cual es doloroso," afirma. "Muchas estrellas lo toman muy mal pero por fortuna, a mí no me ha ido tan mal en eso."

"Hay mucha gente por ahí cuyos padres se han divorciado, o a quienes se les ha muerto uno de ellos," continúa la joven actriz. "Eso puede ser muy duro y me da gusto que haya un libro que las pueda ayudar en eso", añade refiriéndose a la novela que ha escrito.

Cuando se le pide que imiagine su futuro vacila un momento.

"Yo espero que a Autumn Falls le vaya bien," responde la actriz. "Espero que la gente se identifique con Autumn. Eso es lo que más me emociona pues puse todo lo que tengo y un poquito de mi alma en ese libro."

"Así pues, si yo pudiera controlar las cosas, me gustaría ser una escritora en la lista de los más vendidos de The New York Times," dice resplandeciente.

La presiones que una joven actriz padece día por día
"Puede ser difícil organizarse con tantos proyectos", reconoce Bella Thorne. Lo mismo se aplica con el producto derivado de la fama: la atención cuando menos la desea. Pero ella les atribuye a su familia, sus amigos y su equipo haberla ayudado a manejar la carga de trabajo y las presiones.

"No creo que yo hubiera podido pasar por todo esto sin ellos," declara. "El negocio es cruel; estar bajo los reflectores siendo tan joven es difícil. Me juzgan por cada movimiento que haga. Aun cuando me comporte como una adolescente cualquiera, no me permiten serlo."

"A veces es muy desagradable," admite. "Salgo a dar la vuelta con mis amigos y a veces simplemente se siente raro saber que hay alguien siempre grabándome o tomándome fotos."

"Pero entiendo a los paparazzi", agrega la actriz. "Todo el mundo tiene su trabajo, todos necesitan pagar sus cuentas".

Fuente: El País

Anterior:

Se comprometió otro integrante de HSM

Siguiente:

Ex Chiquititas trabaja en supermercado

Noticias relacionadas

Deja un comentario