Famosos obsesionados con sus mascotas

Hacen lo que sea por ellos, pero ¡lo que sea! Y ya sabemos que todos los extremos son malos pero ahí tenemos a varios famosos que no dudan en gastar miles de dólares en sus mascotas sin que la culpa los carcoma al ver cuánta necesidad pasan millones de seres humanos en el mundo entero. En fin…Aquí algunos ejemplos.
KARL LAGERFELD
Choupette, el carismático gato de Karl Lagerfeld, no es de comer cualquier cosa. Su plato preferido, servido en una mesa formal, consiste y calamares y frutos del mar. Ah, olvidábamos comentarte que el felino está tan consentido que su juego predilecto es arañar el iPad de su dueño.

REESE WITHERSPOON
Pero en esa tónica dominante de perros y gatos, la nota discordante la pone la actriz Reese Witherspoon, que se hizo con una pareja de burros, Honky y Tonky, a la vez que con el odio de todos sus vecinos. Le han llegado a mandar cartas para quejarse de los rebuznos de los animales, pero ella ni caso. En 2008 se compró un terreno que le recordaba en el que se crió y ahí tiene paciendo a varios cerdos, cabras, pollos, perros y un caballo, además de los famosos asnos. Puro glamour.

 

FAMILIA OBAMA
La alta alcurnia también ha hecho de los peludos sus más fieles amigos. La reina de Inglaterra es conocida por su corte de corgis, una raza paticorta bastante graciosa, y los Obama tienen a Bo en la Casa Blanca, y es tan famoso que tiene página de Wikipedia propia en la que incluso se listan todas las monerías que le han enseñado a hacer.

obama1

 

PARIS HILTON
Y mientras unas se gastan los ahorros en sus bebés recién nacidos, otras se lo gastan en sus mascotas. Paris Hilton ha llegado a pagar una cantidad desorbitada por comprar un trozo de tierra para enterrar a su cabra junto a la tumba de Marilyn Monroe. En otra ocasión, la heredera del imperio Hilton se gastó 36.200 euros en comprar botellas de agua mineral con cristales de Swarowski incrustados para uno de sus perros. Paris Hilton es la que ha llevado el asunto al extremo, con el permiso de la desaparecida Liz Taylor y todos sus perritos, uno de los cuales se zampó en una ocasión ‘La Peregrina’, una perla valorada en casi 10 millones de euros. Y, como si todo esto fuera poco, les construyó una casa para ellos porque “necesitan su intimidad”. Bue…

Anterior:

La nueva mansión de Jennifer Lawrence

Siguiente:

¡Ordená con estilo!

Noticias relacionadas

Deja un comentario