S.O.S.: Nos gusta el chico malo pero nos deberíamos casar con el chico bueno

Nos gusta el chico malo porque es lo prohibido, algo que se mira y no se toca. No es lo mismo Mariano Martínez, por ejemplo, haciendo de bueno en “Valientes” que el mismo Mariano Martínez subido a una moto con campera de cuero y los pelos al viento. Las mujeres olemos el peligro y por morbo o adrenalina nos lanzaríamos sin pensarlo a los brazos de ese chico malo que nos enamora fuerte y a primera vista.

Varios estudios sobre este tema demuestran que, a las mujeres nos gustan los chicos malos porque los vemos más hombres, ya que van contra la corriente; y eso nos hace sentir más protegidas.

Ahora ¡stop! Todo eso es cierto y no se discute pero la realidad es que nos gusta el chico malo pero nos gustaría y hasta nos convendría que nos vuelva locas el chico bueno ¿o no? ¿Quién quiere todo el día al lado un chico que se haga el desentendido, indiferente y con constante actitud cool para tooooda la vida? Pero por otra parte ¿quién querría a un chico que esté todo el día a nuestros pies cumpliéndonos nuestros más mínimos caprichos? Si habláramos de ideal, lo mejor sería divertirte con el chico malo y casarte con el chico bueno. Como si fuera tan fácil, pfff. Lee esta nota y si ya no lo sabés, entérate de que tipo es tu chico.

IDENTIKIT DEL CHICO MALO

Se hace el desentendido ante nuestros constantes llamados de atención. ¡Listo! Ya estamos hasta las manos, porque en ese momento es cuando nuestro orgullo se pone en pie de guerra y no paramos hasta conquistarlo.

Es muy seguro de sí mismo (¡o eso demuestra hacia afuera!).

Se quiere tanto a si mismo que es muy difícil que pueda llegar a querer a alguien más.

Hace lo que le da la gana sin pensar en las consecuencias.

Por la misma razón cambia de chica como de remera.

Si logras salir con él (aunque de verdad le gustes) te va a hacer sentir como que te está haciendo un favor o al menos como que disfrutes porque esta es LA oportunidad de tu vida.

Cuando le contás algo siempre te da la sensación de que no te escucha.

No da muchas explicaciones.

Con él la carta de “darle celos” o “ponerlo en el freezer” unos días no funciona. Para él todo está bien, no se quema mucho por nada. Pero ¡ojo! él actúa igual.

Siempre está probando cosas nuevas y vive al límite. Y eso a nosotras nos emociona más que tener 6 y estar en Disney.

Es más probable que te halague por lo sexy que por lo linda.

Sabe a la perfección qué decirte, cuándo, cómo y en qué tono.

Te hace vivir una montaña rusa de emociones.

Te hace correr riesgos ¡y vos te sentís viva!

Te hace sentir que lo que tienen puede terminar en cualquier momento y sin previo aviso.

 IDENTIKIT CHICO BUENO

Nos devuelve las miradas, las sonrisas y nos responde los mensajes al toque.

Te escucha y realmente se interesa en las cosas que le contás.

Te regala flores.

Está al tanto de los temas que te importan. Salís de un examen y al toque te pregunta cómo te fue. Previo mensaje la noche anterior deseándote suerte ¡obvio!

Es caballero.

Sus actitudes a veces resultan tan lindas como previsibles y aburridas. (Ahora, seguro que desaparece el día de tu primer día de curso de manejo y ¡te volvés loca!)

Son muy manipulables. Te bajan la luna si realmente la querés. Bah… si es un caprichito de un momento también.

Son híper sinceros.

Te dan más explicaciones que a su jefe si te llamaron un segundo tarde. “…Y entonces el dentista no terminaba y yo le hacía señas de que me dejara llamarte pero él no había terminado de ¡sacarme la muela!”

Ve todas las películas románticas que hay en cartel con tal de pasar tiempo contigo.

Siempre te dice lo linda que estás.

Te quiere presentar a su familia y conocer a la tuya.

Te armoniza, te equilibra.

Saben que hay veces en las que no vale la pena correr riesgos.

Promete estar contigo, cuidarte, amarte y respetarte hasta el final de sus días.

¡Dale una chance!

El chico malo puede llegar a cambiar. Y nada que nos guste más a las mujeres que ponernos una meta difícil y no parar hasta alcanzarla. Además de que el chico rudo nos enamora, nos representa un reto: “yo voy a ser la que lo salve”, “conmigo se va a casar y va a dejar toda esta pavada”. Y sí… suele suceder, pero tené en cuenta que es imposible cambiar a un chico malo si el antes no quiere cambiar realmente.

Para vos chico que espía esta nota de la revista de su hermana…si podés lograr un equilibrio entre estos dos tipos de hombre ¡te garantizamos volverte sumamente irresistible!

Anterior:

La alfombra roja de los Oscar

Siguiente:

Pros de empezar en un nuevo liceo

Noticias relacionadas

Deja un comentario