Para Anna Kendrick filmar la saga Crepúsculo fue una pesadilla

Pocos días después del estreno de Trolls, en donde le pone la voz a la protagonista femenina, Anna Kendrick lanzó un libro en el que cuenta cómo fue crecer en los escenarios y en el que no hace concesiones a la hora de derribar algunos mitos de la industria, contar que nunca se llevó bien con Kristen Stewart y revelar su secreto para no sufrir por amor.

Si bien sólo tiene 31 años, Kendrick ya vivió los suficiente en la luz pública como para contar algunos secretos jugosos de sus compañeros de elenco y del rodaje de las películas en las que participó, en especial de la saga Crepúsculo. “Pongámoslo así: el ambiente frío y húmedo no es el ideal para hacer amigos. Imaginá un trabajo nuevo en el que sus cuatro semanas de duración fueran al aire libre bajo una lluvia glacial y sin ropa adecuada… el clima nos afecta a todos, no hace distinciones”, explicó, haciendo referencias a las jornadas en el invierno de Oregon, Estados Unidos.
La misma Kendrick reconoce que, a pesar de haber estado en los cuatro films de la saga, no dejó una gran impresión en la audiencia. Su rol era el de Jessica Stanley, la mejor amiga de la protagonista: “Quizá los que estén leyendo este libro digan ‘¡Esperá! ¿Ella estuvo en Crepúsculo?’ ¡Claro que estuve! Yo era la amiga cínica y extraña que hacía comentarios sobre chicos, bronceados y los chismes del colegio… todo un encanto”.

Además de denunciar que no tenía el vestuario necesario para protegerse del clima, también dejó deslizar que sus colegas tampoco eran muy amables. “Kellan Lutz puede llegar a ser un chico muy dulce, pero en esos días me hubiese estrangulado si hubiese tenido energía suficiente. Y Kristen Stewart es una de las actrices más comprometidas con las que he trabajado en mi vida, pero pese a su valiente esfuerzo por ser amistosa conmigo, no se empeñó mucho en lograrlo”, escribió.

“Lo bueno que rescato de la experiencia es que ninguno de los directores con los que trabajé vio alguna película de Crepúsculo, así que no afectó mi trabajo. Pero el cheque que recibía por cada película era lo que me mantenía todo el año”, se sinceró.

La candidata al Oscar como actriz secundaria por su papel en Amor sin escalas junto a George Clooney también sabe lo que es lidiar con galanes como Ben Affleck y Orlando Bloom. Y, según sus palabras, no puede resistírseles. “Trabajar con Zac Efron me hizo entender cómo funcionan las sectas y los cultos como el de Charlie Manson… ¡todos nos enamoramos de él! Es bueno que no me haya pedido nunca que mate a alguien, es tan carismático que creo que lo haría”.

Kendrick comenzó a trabajar a los 12 años nada menos que en Broadway, en el papel de Dinah en el musical High Society, un rol por el que fue nominada a un premio Tony, volviéndose una de las personas más jóvenes en competir por este galardón. Sin embargo, en su libro recuerda con amargura esos días, en donde estaba lejos de su familia y cobraba 250 dólares semanales.

La morocha encontró la horma de sus zapatos con el rol protagónico en Notas perfectas, la saga de comedias sobre un coro universitario que tendrá una tercera parte en 2017. También se la vio cantar en la versión para la gran pantalla de En el Bosque del año pasado.

La autobiografía se llama Scrappy Little Nobody, algo así como “Pequeña Pobre Nadie”, y también habla de cuestiones más íntimas. Por ejemplo, reveló que encontró el secreto para no sufrir por amor: “Dejaron de gustarme los hombres a los que yo no les gustaba. De hecho, dejaron de gustarme los hombres que eran malas personas, directamente”.

Todo está contando en el tono humorístico que sabe sacar a relucir en algunas entrevistas y en su popular cuenta de Twitter, en donde es seguida por casi 6 millones de seguidores, que festejan sus ocurrencias bien alejadas de la conducta de una diva. Lo mismo sucede en Instagram:

 

Anterior:

El tierno saludo de la China Suárez a Vicuña por su cumpleaños

Siguiente:

Mirá el #MannequinChallenge” de Cara Delevingne

Noticias relacionadas

Deja un comentario