Lali Espósito: No sabría hacer otra cosa que cantar y bailar

Durante esta semana, Lali está cumpliendo un nuevo rol. Junto con Maluma, Gastón Bernardou de Los Auténticos Decadentes y otros artistas latinoamericanos, fue convocada para ser jurado en el certamen del Festival de Viña del Mar. Todas las noches del evento (que comenzó el lunes 20 y sigue hasta el sábado 25 de febrero), este seleccionado debe dar su veredicto ante las canciones que compiten por ser las mejores en dos categorías, la folclórica y la internacional.
Pero además de votar, Lali está en Viña para cantar por primera vez sobre el escenario de la Quinta Vergara, durante la noche de cierre, junto al colombiano J Balvin y Márama y Rombai. A mitad de este año se irá a México para grabar (con artistas cuyo nombre no puede revelar) pero antes su gira continuará por Italia, España e Israel: “La idea es lograr llegar con mi música a la mayor cantidad de lugares en el mundo”, dice.

-Hasta ahora, como jurado fuiste bastante dura con tus puntajes… ¿Cómo te estás llevando con este nuevo rol?
-¡No me digas eso! Antes de empezar con la tarea, nos juntamos con la gente del festival y nos pidieron que no regalemos nota, para que los artistas sientan que es difícil lograrlo. El 7 es la nota mayor y el 4 es aprobado por eso nos manejamos con esos números hasta que alguna canción nos emocione a todos. Los temas son muy buenos, yo opino con muchísima humildad porque soy una artista joven en la música así que lo hago con respeto y cariño y entendiendo siempre lo que significa estar arriba de un escenario.

-¿Te gustaría seguir haciendo esta tarea en el futuro?
-Me encantaría. Me gusta mucho escuchar artistas que no conozco. Yo empecé de manera independiente en mí música así que no sé si sé tanto pero sí puedo notar cuando un artista es verdadero, si le gusta lo que canta, si se siente cómodo con lo que hace porque me vi en ese lugar hace unos años. Pero hay algo que siempre tuve que es la pasión por lo que hago y esa necesidad de transmitir emociones, movilizar o generar euforia con mis canciones. Por eso espero lo mismo de estos artistas.

-¿Cómo te surgió a vos esa pasión de la que hablás, habiendo casi nacido en un set televisivo?

-Está en el ADN, algo que tenés o no tenés… Yo nací bailando: cuando era muy chiquita teníamos un espejo muy grande en el comedor de mi casa y lo único que hacía era escuchar música y bailar. Bailaba todo, [Joan Manuel] Serrat, por ejemplo (risas). Cuando me fanaticé con Queen, me ponía una toalla alrededor del cuello y me creía una reina. La música era mi juego de la infancia. Mi madre me sentaba y me contaba qué decían las canciones de Serrat, como si fueran cuentos. Y después, ya cuando empecé a trabajar como actriz, lo hice en series que tenían música así que siempre estuve conectada con el canto y el baile. Gracias a Cris Morena tuve la suerte de encaminarme hacia esto porque creo que no sabría hacer otra cosa.

-¿Pero alguna vez pensaste en una carrera alternativa?

Y… me gusta la psicología pero no me gusta estudiar, ja. Lo que pasó es que cuando todos mis amigos estaban pensando qué iban a hacer de sus vidas, yo ya lo sabía. Siempre me apasionó esto, al principio como un juego, después como un trabajo serio pero nunca tuve que enfrentarme a ese dilema.

Fuente: La Nación/gda

Anterior:

Little Mix se llevó el premio al mejor single británico

Siguiente:

Lali Espósito conquistó Viña del Mar y se llevó tres premios

Noticias relacionadas

Deja un comentario