Mascotas: amor y responsabilidad

Las mascotas son una enorme responsabilidad, por eso es preferible que pienses bien antes de adoptar una. Tenés que estar lista emocionalmente pero también tener tiempo para brindarles amor y cuidados. Vos, ¿estás preparada?

Algunas responsabilidades de tener mascota:

  • Alimentarla con su dieta especial.
  • Debés jugar con ella y ser compañera.
  • Dejar que ejercite lo necesario.
  • Mantener limpio su lugar y a ella misma.

Razones para amar a tu mascota

  • Es capaz de dar mucho más de lo que recibe.
  • No te guarda rencor, aunque lo hayas rezongado por algo.
  • Detecta tus estados de ánimo: sabe si estás alegre, triste, enfermo o enojado.
  • Siempre te espera cuando llegás a casa.
  • Es una compañía inigualable.

¿Qué podés aprender de tus mascotas?

De acuerdo con información publicada en MindBodyGreen, existen algunos comportamientos de tu mascota que te pueden servir a ver la vida de diferente manera, olvidarte del estrés y disfrutar al máximo de tu tiempo. 

  1. Saborea el momento. Tu mascota no se preocupa por el futuro o el pasado, porque aprecia y es feliz con lo que vive en ese instante.

 

  1. Limpia tu plato.Las mascotas se comen todo y no descartan nada, así que sigue su ejemplo y no dejes que la comida se desperdicie.

 

  1. Toma siestas.Los animales duermen varios minutos al día para reponer energía. Trata de dejar a un lado tu ritmo acelerado de vida y descansa un poco para reflexionar y relajarte.

 

  1. Encuentra algo que te gusta.Normalmente los animales son muy juguetones y cuando les gusta alguna actividad, quieren repetirla infinidad de veces. Busca algún pasatiempo que elimine el estrés y que quieras repetirlo constantemente.

 

  1. Respira profundamente.Tu mascota inhala y exhala de una forma profunda para regular su temperatura corporal. Imítalo no sólo para mejorar tu salud física, sino para encontrar un equilibrio con tu mente y emociones.

Tip

Si pensás en adoptar un cachorro tenés que tener paciencia. Los primeros días puede que llore por las noches y también que ensucie por cualquier sitio, por eso tendrás que tener tiempo y dedicación para entrenarlo y enseñarle todo lo que sea necesario.

 

Anterior:

Joe y Sophie Amor al altar

Siguiente:

Jelena: Cuando las imágenes hablan por sí solas…

Noticias relacionadas

Deja un comentario